viernes, 20 de agosto de 2010

Poesía Narrada Menuda: Capítulo I - El Primer Deseo

 En la primera mirada no existe contención alguna y cada pupila se inyecta del vicio más retorcido. El corazón aparece desorbitado en cada pecho mientras los pulgares vibran como el mejor de los contrabajos. Surgen los primeros latigazos conscientes de mi sexo, aún escondido y ceñido. Mi boca es un afluente de saliva ansiosa por esculpirte. Consigo aliviar mi mente mientras imagino tus esquinas. Idealizo tus gemidos mientras contraigo cada aliento. El deseo torna a necesidad, y la sola idea de tus porciones me impulsa latido a latido. Te huelo incluso antes de olerte por dentro. Tus gesticulaciones orquestan mi película mental en la que participamos con el contacto de músculos, sonidos y palabras. En el primer deseo, se navega con rumbo de incertidumbre, pero al igual que en los buenos viajes, el quizás nos basta como aliciente.

martes, 11 de mayo de 2010

Vista Empañada De Euros

Realmente no juzgo lo que ví, tan solo describo lo que observé. Una rápida y algo ansiosa forma de mostrar una hípica de la sierra norte de Madrid, aunque de hechos extensibles a cualquier región de España. Más por petición nuestra que deseo propio, aquel propietario de la finca inició el recorrido mostrándonos las pistas, cuadras y sobre todo, los caballos, yeguas y resto de animales que conformaban aquel pequeño zoo ganadero. Hasta aquí, todo previsible, entendible y razonable, seas ajeno o no al mundo del caballo.

El matiz que me interesa no es menor, puesto que define al administrador, su perspectiva, su ideario y sus objetivos con aquellos seres que viven, sienten y se mueven por su propio impulso. Abría cada cuadra para permitirnos ver con más comodidad y apreciar así con más detalle cada equino. Sus rasgos morfológicos, capas, posible pureza,... Estos animales, además de por su naturaleza huidiza, parecían mostrar alguna pincelada de miedo más aguda de lo normal. De ahí que no sea esquiva de nuestra mente la posibilidad de asociar tal estado de ansiedad a un trato beligerante de dueño y mozos. En tan solo cinco minutos se pudieron reflejar más hechos que confirmaban aún más el detalle en que centro este texto. 


Si el caballo nos mostraba su cola, se encargaba mediante ruidos con su boca o movimientos, de hacerlo girar para que pudiéramos verle de forma frontal. Sus miradas, sus gestos y sus palabras cosificaban al animal constantemente. Hablaba de euros, de doma, de recién llegados, de semental,..No hablaba de animales, sino de dinero. No desplegaba ni una sola muestra de cariño o respeto por el animal, sino de posesión y posibles salidas. No me parecía mostrar ilusión por estar rodeado de animales, sino por estar engendrando un imperio. Entiendo su visión, no entiendo que aparque del todo los síntomas que revelan el amor por un animal. Cuanto más se aleje del animal, más huirá de sus virtudes, y su actual privilegio, será un fracaso. Su rudeza, su vocabulario y su simpleza le definían, y -sin saberlo- servían de ejemplo para reflejar una de las acepciones del sustantivo "animal", ese que tanto cree conocer. Como suele suceder (y en este caso con más rotundidad), él resultaba ser mucho más animal que cualquiera de los cuadrípedos que le rodeaban.


Animal:  
  1) Ser orgánico que vive, siente y se mueve por propio impulso.
  2) Persona de comportamiento instintivo, ignorante y grosera. Alimaña, bestia, bruto, fiera, iletrado, zopenco, zote,...




domingo, 14 de marzo de 2010

...Esperando.

Esperando una opción laboral, embaucada con un proceso de selección excesivo, paso mi fin de semana inquieto con preguntas, divagaciones y posibilidades. El Lunes sabré más (¿ será también mejor ?).

                                                         (Auguste Rodin, El Pensador)

jueves, 5 de noviembre de 2009

Legado · Capítulo 1: La Armónica


La Hohner es una marca que garantiza calidad en las armónicas. Mi escaso conocimiento sobre este instrumento es heredado de mi padre que la aprendió a tocar cuando era adolescente. Entonces, él la trabajó en compañía de su amigo Servando. Hasta hoy, ese nombre sólo ha pasado por mi vida en esa ocasión (y sólo de oídas). Hace unos años le regalaron un modelo más moderno y así es como yo acabé con aquella Hohner Chromonika III. No sólo la marca es alemana, también lo es su nombre, robustez, brillo e incluso su rudo olor. Tiene más años que yo, algo que ya no observo con sorpresa puesto que es cada día más común. Hasta hace bien poco me rodeaban sólo objetos, personas y lugares de más edad que yo. En la actualidad, parece que mis arrugas han vivido más atarcederes que gran parte de mi entorno. El tema de la vejez lo dejo para otro texto. Siento quitar emoción al fragmento, pero no puedo ocultar el hecho de que no soy capaz de hacer ni una escala con la armónica. Eso sí , por si el aprendizaje se transmitiera vía aérea, la tengo siempre cerca, en contacto visual. La saco de su estuche con frecuencia para olerla, dejar mi huella sobre el metal frío que la rodea a ambos lados y así estamparme al pasar mis dedos de un extremo a otro. El estuche está más perjudicado. Tiene una funda interior de tela anaranjada que parece decidió coger toda la suciedad del barrio. Yo no se lo voy a impedir. Es curioso como huelen las armónicas. Una mezcla entre metal usado, aunque sea solamente por el paso del tiempo y un aroma a quemado ciertamente adictivo. Tampoco puedo evitar llevármela a la boca (...) para intentar reproducir alguna nota limpia. Es melodiosa hasta llegar a la envidia de muchos otros instrumentos de viento. Y tiene cierto parecido en algunas tonalidades con el bandoneón, sobre todo si no se usa la vibración. Escuchando a Dino Saluzzi, algunos arreglos de obras de Piazzolla o melodías de jazz, alcanzan una afinidad muy particular teniendo en cuenta que son instrumentos físicamente incomparables.



Intérpretes a evitar: Springsteen. (Por favor, déjala en tu camerino.)
Recomendables: Antonio Serrano:
             http://www.youtube.com/watch?v=4hsehK3nehA

(PD: Aprenderé)

miércoles, 4 de noviembre de 2009

¡ Video De la cochinada en TVE !

En Cámara Abierta. Anoche:

http://www.rtve.es/alacarta/player/621027.html

jueves, 29 de octubre de 2009

Centímetros Imprevisibles

Toda escalera nos advierte desde su inmovilidad. Es curioso como parecen pisadas de vehículo a otro sitio. Una escalera no es nada, no sirve para nada. Solo es un medio para llegar a un sitio útil. En mi casa es la mediación entra la planta baja y la superior. Una tanda de escaleras en forma de "L" con una curva oscura que se complica por un zapatero que no cabía en ningún otro lugar. Los escalones no sólo sirven como elemento para cualquier película de terror media, también son una construcción peligrosa e inevitable en una gran parte de las casas. En mi colonia del tercio terol (si..he dicho tercio), poblada de dúplex (y no, no tengo dinero) las escaleras nos invaden. Hay escalones para cada acera, cada salida al patio, cada acceso al metro, cada entrada de tienda/bar/supermercado,... y hay que mirar. No, no pensaba que fuera necesario. Creía que eran obstáculos sólo para las personas mayores o los niños cuya zancada aún es escasa para la altura de un escalón medio. Mi inocencia me decía que el suelo se miraba lo mínimo e imprescindible. Error, grave además. Además de la tanda de 15 escalones que conforman la subida a las habitaciones, existen un par de escalones no consecutivos en la salida al patio y otros dos para acceder a otra habitación que decidió quitar espacio del entonces jardín hace unos años. Esos dos escalones ya son para mí inolvidables. El 7 de septiembre decidí usarlos como trampolín sin prever las consecuencias. Pisé muy rápido, medio salté los dos en un único intento y el apoyo fue fatídico. El tobillo derecho se torció hacia dentro y el chasquido que me acompañó en tal acto de torpeza delató que algo había salido mal parado. Joder...y tanto. Rotura del peroné, concretamente del maleolo exterior. La radiografía delataba como una especie de esquirla quería abandonar mi organismo. Menos mal que la pierna no le permitió la huída. Una operación dos días después, cinco intentos para ponerme una vía y dos meses bajo el techo de mi casa viendo la luz a través del Internet Explorer. No lo aconsejo. Conclusión: Algo más de respeto cuando bajamos las escaleras.

martes, 6 de octubre de 2009

Cómo / Como

Es curioro cómo la ausencia acentúa los sentimientos
cómo el transcurrir de algunos meses parece eterno
y cómo aprender a compartir espacios unifica, adhiere.

Es imprescindible saber cómo distraer los dolores físicos
cómo encauzar la mente cuando está dispersa
y cómo nutrir el organismo con la mínima ilusión.

Es justo apreciar cómo ciertas personas aparecen
cómo reflejan su entrega con sus detalles
y cómo la recompensa no inspira sus hechos.

Es necesario aprender cómo moldear algunas de nuestras horas
cómo conversarse a ciertas horas resulta más lúcido
y cómo la soledad -bien aprovechada- nos intruye.

Y, por supuesto, es interesante analizar
cómo cada párrafo previo
parece introducir una idea también futurible.

Basta con leer este texto
como si fuera la primera ocasión
como si fuera más útil de lo que realmente es
como si no expresara obviedades
y entonces nos ofrecerá más respuestas
sobre quién nos rodea.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Oda al Orfidal (y familiares)

Válgame Dios (soy ateo) por la creación laboratoria de este fármaco de sueños e ilusiones, por esta forma de colocarse sin camellos como intermediarios, por esa forma redondita y delicada qhace transparente nuestras noches. Quizás algun día, cuando el hombre razone (extinguido, obvio) plantee anuncios del calibre de los petitsuis con sus lemas: "a mi me daban dos". La infancia debe empezar con sus beneficios y yo extenderé la palabra del lorazepam por colegios e institutos. Debemos atenuar los traumas de aguantar a los padres, a los compañeros, a los malotes que pegan a los profesores, la asignatura de educación para la ciudadanía en inglés,...Los padres también deben afrontar su responsabilidad y generar esa dependencia de los suyos como otro elemento de adicción más de la sociedad, pero éste con receta médica. Compañero de infancia de la metadona pero con la capacidad de hacerte soñar como Dios (y dale) pero sin Dios. Abandona la familia. Tu nuevo dogma debe ser el orfidal. Para mí, ya es mi religión.

PD1: Menos actimel y más orfidal !!!
PD2: ¿ Alguien sabe qué farmacias están hoy de guardia ?
(11888, 11824?, 1188...los cojones..puta telefónica).

Ommmmmmmmmm !!!!!!!!!!!

miércoles, 24 de junio de 2009

Insomnio, aclaraciones y soluciones

Últimamente me visita el insomnio. Nunca le llamé (empleo "le" porque pasó de ser cosa a persona hace algunas semanas) pero desde hace algún tiempo se ha convertido en mi animal nocturno con el que converso, al que acaricio y ante quien me abro con palabras y sensaciones.

Encima está apareciendo el calor que dificulta el descanso durante las noches, con lo que parece que abro la ventana aún más permitiendo que mi "amigo" el insomnio acuda a mi habitación. Los dolores, las preocupaciones, las oposiciones (...) también sirven de reclamo para que se persone.

luego sigue...que llego tarde (puto insomnio)

martes, 21 de abril de 2009

Cambridge, Selfa y Su Olor. (Cap. I)

Estaba asociada a la aventura desde la adolescencia y en ese mes de abril decidió que sería su hermano pequeño quien le mostrara su próximo destino. Con sus tiernos cinco años, cerró los ojos sobre el globo terráqueo iluminado como una bombilla gigante multicolor y acercó su dedo índice lentamente para buscar azar. Parece ser que Cambridge les guiñó el ojo y fue donde su yema aterrizó. La muchacha ya tenía objetivo y su inglés podía permitírselo. Una ciudad universitaria por excelencia, situada a menos de cien kilómetros de Londres.

Su cautivador apellido era Selfa, un apellido con apuntes bíblicos, mitológicos y paradisíacos. Solía leer con frecuencia el periódico y entonces recordó una noticia relacionada con un acuerdo entre los gobiernos español y británico acerca de una posible opción laboral como enfermera en aquel país. Sin pausa alguna se levantó del sofá como un resorte en dirección al teléfono para comenzar a realizar llamadas e informarse. Era el año 2001 y una vez había comunicado con no menos de quince personas, consiguió formar parte de aquella iniciativa que tenía como punto de partida un vuelo casi inmediato. Sus ojos revivieron y Cambridge abrió los brazos.

...continuará..

martes, 7 de abril de 2009

Redundancias de medianoche

Me he levantado tan temprano, que no recuerdo haber dormido. La mano derecha helada (¿ dónde habrá pasado la noche ?). La almohada sacudida en exceso y con la forma de mi cabeza ladeada. La garganta reseca (como siempre) a pesar de beber agua durante cada momento consciente de la noche. No sé si sigo medio afónico, porque no he encontrado aún nadie con quien hablar para comprobarlo. Un café más que no sé si contarlo como el último de ayer lunes o el primero del día de hoy. Desayunándome el album "O" de Damien Rice y eligiendo el anillo que me pondré de aquí a una hora. Un par de escalofríos por no haberme puesto ningún pantalón desde que me expulsó la cama con ayuda de mi tos. No sé si aguantaré hoy el día. Se me antoja demasiado largo desde hace ya un rato. Eso sí, siempre podré escribir, delante de un folio, una pantalla, un paseo. Saldré de casa hoy antes para ir paseando mientras amanece. Me estoy acostumbrando a hacer bocetos de textos mientras paseo. Cada cruce de miradas, un párrafo. Cada paso de cebra, un punto. Cada mujer, una entonación y cada paso, una palabra. Acabo de citarme con la calle. Hemos quedado para escribir y no quiero hacerla esperar.

lunes, 6 de abril de 2009

Reflexiones Pedantes. Capítulo 1 - ¿ Sabemos Oler ?

Andando tres estaciones de metro por General Ricardos, me han entrado ganas de llevarme algo a la boca. Ahora, ya en casa, me doy cuenta que tengo más hambre de escribir que de comer, así que me saciaré por orden de prioridades.

Intento olfatear en general a diario sin éxito. Las vegetaciones se me habrán reproducido con total seguridad, el calor ha empezado a identificar a los alérgicos por la calle y mi congestión perpetua no deja de serlo hoy por ser primer lunes de abril.

Por todo esto, nunca podré ser enólogo, porque independientemente de que necesitaría educar mi olfato para aprender a identificar los matices de cada caldo, parto de una cavidad nasal que tiene más función decorativa que otra cosa en mi rostro.

Sin embargo, si creo tener otro olfato, el de las sensaciones, el del instinto que nos permite de forma irracional percibir informaciones positivas o negativas acerca de lugares, trabajos y sobre todo, personas. Aquel que nos ofrece conclusiones totalmente subjetivas y que normalmente el tiempo nos las confirma o desmiente. Se dice que hay personas con esa capacidad para descifrar las intenciones de quienes nos rodean. Mientras, otros individuos parecen lamentarse de forma continua sobre su "mala suerte" con quienes se encuentran a lo largo de su vida.

Me temo, que como en tantas otras cosas, hay parte de fortuna y parte de aprendizaje. Por mi experiencia hay algo en nuestras manos para averiguar quien es realmente cada persona. Y es una actividad que nos enseña constantemente sobre los demás. Nos da información sin límites y con el tiempo y su práctica nos permite desarrollarla día a día hasta llegar al punto de instruirnos incluso en qué detalles son los más esclarecedores. Se trata simplemente de observar.

Es necesario caer en la humildad, masticar nuestro orgullo y abandonar el vicio inevitable que casi todo humano tiene de hablar por encima de escuchar. Nos encanta que nos presten atención, incluso en el momento más trivial de nuestro día. Pero la realidad es que aprende más el que calla que el que habla. El que habla no puede aprender, solo se repite, sólo se recrea en sí mismo, en sus conocimientos, en sus reflexiones. El que calla tiene sus sentidos en el instante, en los demás y en lo demás. Aprende y aprehende porque escucha, porque observa las entonaciones, los gestos, las formas y el contenido de las palabras y los ruidos. Se trata de observar viendo, no mirando. Es muy probable que aquel que no hable sea quien más tiene que decir. El verdadero olfato no es lo que olemos, sino lo que intuímos. Por todo esto cuando mi olfato vuelve a fracasar, recuerdo mi otro olfato y sonrío.

sábado, 4 de abril de 2009

Hoy Mismo, 4.4.09

Debido a mi afonía hoy resulta más encendida mi energía a la hora de escribir. Se trata de compensar mi mutismo involuntario. Podría usar las mayúsculas, pero no quiero perder el tono reposado y reflexivo de mis palabras. La garganta que en una ocasión me obligó a estar más de un año tomando solo bebidas a temperatura ambiente aparece de vez en cuando para que no la olvide. Yo la prometo que es imposible, pero aún así se ratifica con sus apariciones. Estoy sudando porque parece que sigo perdiendo las últimas décimas de la semana. Desde que me levanté, un café muy amargo, un frenadol y una cucharada de miel se han ido deslizando por mi garganta para ver si colaboran contra el virus (exceptúo la mención del resto de drogas de receta médica). (Sólo hablaré de ellas cuando alguien quiera su adquisición a precio rebajado.)

Mientras desnudo el cuarto caramelo de la mañana, retomaré mi disco del Mes, "Tierra De Calma" de Miguel Poveda. Intento ganar tiempo a la mañana para intentar estudiar un ratito sobre la institución del "Defensor del pueblo". Otro escalofrío..mmmm, y no es por el temario, sino por este catalán de flamenco con rasgos de Rafa Nadal.

Toso...Toso...y vuelvo a toser. Dextrometorfano, vaya inutilidad, creo que toso más desde que lo consumo. ¿ La cerveza me recuperará ?. mmm, pero caliente..mmm, estoy delirando...mejor dejo de escribir. Me voy a la ducha, ahí seguiré escribiendo..sin papel.

jueves, 5 de marzo de 2009

Cansancio....

Estoy cansado incluso para escribir.

(Corto, sin duda).

miércoles, 4 de marzo de 2009

La letrera manda (....y desmanda)

La estación de"Urgel" resulta anónima para la mayoría de madrileños. Sin embargo, y a pesar de las quejas constantes por parte de mi madre de "nuestro maldito barrio", no me arrepiento de pisar su andén cada día. Dos pares de series de escaleras en forma de "L" me van enterrando para encontrarme con el resto de vampiros matutinos que fluyen hacia su trabajo. La mañana huele distinto, ligeramente vacía, algo reconfortante frente al ambiente que desprende hedor a partir de las seis de la tarde en cualquier línea de metro. En verano, mi congestión eterna asoma con orgullo indicándome lo equivocado que estoy cuando me quejo de ella. No poder respirar a veces es un alivio. Es necesario una estación como mínimo en el trayecto para asimilar el clima del vagón. Una vez situados con los olores, el calor, el ruido y el espacio, nos damos cuenta de lo maravilloso que es el coche frente a los transportes públicos. Solo quedan tres consuelos, nuestra lectura, nuestro oido y nuestra vista. Podemos leer a Baroja o Lorca mientras escuchamos "Death cab for Cutie" o "Jeff Buckley" e imaginamos destino para la pareja asiática sentada frente a nosotros. Prácticamente nunca me siento. El motivo principal, pierdo perspectiva. Veo menos miradas, menos gestos, menos movimiento. Todo tiene un hilo en común, la letra. La letra que ocupa nuestro libro o revista. La letra que se vierte sobre las notas de la música que ensangrienta a quemarropa nuestros oidos. La letra que imaginamos cuando creamos una historia sobre nuestros compañeros de viaje por el subterráneo. La letra que conforma el nombre de cada estación, repetida a intervalos de extremo a extremo en cada pared,... Al salir del vagón las letras se diluyen. Otros ruidos, otros movimientos y el necesario abandono de nuestra lectura mandan. Las letras se sustituyen por otras imprevisibles. En la estación de"Opera"mandaban, pero en "Callao" dejaron de hacerlo. Las letras nos rodean de una forma u otra y en los transbordos nos preparan para una nueva "letrera", una nueva fusión de letras escritas, cantadas y observadas que, cada día, cada instante es distinta.

miércoles, 25 de febrero de 2009

...Hoy Lo necesitaba

Escribir...sin más, con Piazzolla a mi lado derecho y Morricone al izquierdo. Mmmm, son los mejores orgasmos de mi vida y es imposible superarlos. A veces te hastías tanto de todo y todos que sólo te puedes saciar contigo mismo. Yo me sacio así. Bienvenidos todos aquellos que disfrutéis también con éste, mi sexo de tecleos y pensamientos, ya sean viscerales o calculados. Hoy necesito ensuciarme desde dentro, y lo intentaré hacia afuera gracias a un párrafo más. El tono podría indicar que me torturo, pero es lo más alejado....sin duda....me limpio. Limpiémonos creando algo, lo que sea, como sea, donde sea y cuando sea, pero que lo sea.

Morricone: "Nocturne With No Moon" -> http://www.youtube.com/watch?v=1I9j_hHpgcc
Piazzolla: "Oblivion" -> http://www.youtube.com/watch?v=59YGuqaWJDQ

martes, 24 de febrero de 2009

La Puta y El Mimo (Parte I)

La vista era una Plaza, la de Santa Ana, a pantalla completa y en panorámica. Ahí sentado en una terraza que me parecía novedosa (al menos ella para mí. Al revés no puedo afirmarlo) y con las nubes asomándose a la par que el Sol, cada día más poderoso en estos meses. Ambos se enzarzaron para ver quien mantenía la supremacía sobre la plaza. Las sombras se diluían y entre las nubes se escurrían rayos de sol constantemente. Ese duelo era observado especialmente por los camareros. Su cantidad de trabajo dependería del vencedor. Acaban de posar mi tercio de cerveza alemana, y como de costumbre, mala costumbre la tiran sobre una jarra helada. Algún día quizás la cerveza se gane el respeto que merece (al menos aquellas de nombres impronunciables). Giré mi silla de mimbre, para mejorar el encuadre. Mis manías de mirar como si de un operador de cine se tratara. Alcancé un ángulo entre las enormes sombrillas en el que me parecía ver la fachada del Teatro Español en 28mm. Me quedé fijo mientras mi brevaje comenzaba a sudar. Su cerco se acercaba demasiado rápido al borde de la mesa. Horrible ésta, por cierto. Imposible escoger una más en desacuerdo con las sillas que la escoltaban. A medio camino de la entrada principal del teatro se lucía un mimo, más por su posición elevada que por su talento. Dos niños de cara acatarrada tragaban con el paseo obligado de sus padres y tres ancianos varones sentados en un banco parecían simular estatuas, creo que de forma involuntaria. Este calor que a veces adormece cuando nos quedamos a su lumbre. Creo que cayeron en su red y quizás querían dejar la forma de sus posaderas en el banco. Este detalle no lo he podido confirmar. El mimo destilaba un blanco impoluto que hacía de faro para toda la zona. Mi mirada persiguió sus gestos para indagar en él. Es muy difícil indagar en ciertas personas. Si encima son personajes se antoja imposible. Mis retos nunca se han quedado agazapados ante nada, así que no dudé en insistir. Se excedía en el elemento de las manos, ya que resultaba repetitivo incluso para él mismo, me temo. Algunas personas lo observaban buscando algún detalle que les hiciera mantener o no la vista. Y lo encontraron, pero por desgracia no fue el mimo el que lo originó. Surgió de la nada un cuerpo femenino que comenzó a desvirgar las miradas de muchos. Sus pasos sonaban con fuerza, con pasión que sin duda sufrirían los tacones horas después. Cruzaba la plaza diametralmente, por lo que todo pareció transformarse en una pasarela con aquella mujer como maniquí y a sus lados, decenas de mesas haciendo de ojeadores. Aquella mujer de rasgos nórdicos vestía con un lujo desmedido para ser las seis de la tarde. Con sus extensos pasos, se deducía una prisa latente que la hacía caminar con mucho vigor. El mimo dejo de existir, incluso para él mismo, pues abandonó su actuación para observar aquel desfile improvisado. De repente, en el epicentro de la plaza se originó un aterrizaje alocado de una decena de palomas que parecían echarse encima de aquella mujer de pelo recogido...

continuará...

lunes, 9 de julio de 2007

El Quinto Intento de Gustavo

Primeros compases con pausas que encienden mi vello con demasiada facilidad, gracias a un aire acondicionado excesivamente envalentonado. Cuando se escucha a través de mis auriculares mi pecho se bloquea levemente. Preciso de un segundo de más en cada inhalación para compensar esa presión. Poco recomendado para la tristeza o la soledad, pero necesario para que beba el alma a sorbos escuetos, paladeando esas cuerdas sostenidas. Escrita en la tonalidad de "Do Menor" como lo hiciera Beethoven, también en su quinta sinfonía. El austríaco le añadía medio punto de dulzura haciéndola sostenida. De esta forma recalcaron con el tono soberbio y grandioso que sólo la escala menor puede proporcionar.

Seguramente sobrevalorado, Mahler, sin embargo, nos ofreció algunas obras mayúsculas a través de sus ciclos de canciones o sus sinfonías "Ruhevoll" y "La trágica". Ningún tímpano merece su ausencia más de treinta días. En el meridiano de su obra sinfónica se aprovecho de sus tragedias para extraer un dolor empedrado en este pentagrama que exhala por nosotros, extrayendo nuestras parcelas de aire, desajustando nuestra respiración, excitando cada sístole, enfocando nuestro pensamientos, creando una burbuja de tiempo.

Sus más de diez minutos se antojan necesarios para prolongar con el tempo adecuado su leitmotiv a través de una orquestación digna de Debussy. Dominando la coda al nivel de su sexta sinfonía y dominándonos con ella. Visconti (y otros tantos) se empapó de su melodía en Venecia. Con este "Adagietto", Mahler sembró cátedra orquestal a la altura sinfónica de Mozart, Beethoven, Brahms o Schubert.

Y sus notas me siembran de nostalgia prematura, por lo todavia no vivido, me inyectan compasión, me transmiten pureza, amor desinteresado,...me hacen humano, al menos durante diez minutos en los que me abducen. Resulta necesario encerrarse con cierta frecuencia desde y del mundo a través de sus obras, porque muchas de estas creaciones son más humanas que los individuos que las engendraron.

http://www.youtube.com/watch?gl=IT&hl=it&v=Pj7TzgOLFeE&fmt=18

( Dedicado a los amantes de Mahler.)

sábado, 27 de enero de 2007

El Suelo Nos Mira

No somos nosotros quien por apatía, cansancio, timidez ó pensamientos obsesivos acabamos mirando las ocho piernas que se sitúan frente a nosotros en cualquier vagón de metro. Las Luces también resultan molestas, pero no lo suficiente como para inclinar nuestras cabezas. Si exceptuamos alergias primaverales o algún problema de visión, apenas quedan razones que expliquen tal hecho. Por eso mismo, la opción más probable es justo la que todavía no he citado.

(continuará)...

jueves, 25 de enero de 2007

A Medio Paso

Si la luna mengua, razones deben apresarla para que su entrega sea porcionada. Si la espuma del café tiende a desaparecer en nuestro paladar será porque su aire provocado pretendía no dejar demasiado recuerdo al final de la sobremesa. Si buscas miradas personales al cruzarte con otros rostros es porque las miradas de quien te ama no te sacian.

Los medios pasos de cada día son pausas adoptadas ante sensaciones de duda. Los hechos las alimentan o auguran su desaparición. Las palabras, que en cualquier caso no deben más que adornar los quehaceres, pueden debilitarnos ante la verdad, si bien en ocasiones la enriquecen, aportando esa guinda que nos abduce definitivamente.

Resulta necesario ser racional, aunque sólo sea para hacernos honor. Observar atentamente nuestra película, analizando los detalles que nos nutren y tomar decisiones a pesar de todo(s). La inteligencia es algo más que darse cuenta de los problemas, es resoverlos. De no hacerlo seremos una vez más inteligentes a medias, seremos otro medio paso más, seremos un fraude para nosotros mismos, y me temo que existen ya demasiados politicos entre nosotros.

miércoles, 15 de noviembre de 2006

Olor a lluvia

No sólo la lluvia huele a lluvia,
también un vagón de metro en algún día veraniego recién atormentado,
cualquier sala de cine situada en el nivel de un sótano,
la tierra recién bombardeada por gotas que todavia se tambalean por un chaparrón,
los matorrales regados desde una manguera de color desgastado,
un rostro que ha llorado indiscriminadamente,
algunos recuerdos, besos o lugares,
un charco acumulado en un paso de cebra de la Gran Vía,
un huracán de categoría cinco, como El Katrina,
las tuberías de un caserón de mitad de siglo en plena Castilla,
el Mar un día nublado en el octubre de alguna isla Balear,
un paseo por el arcén quemado de una carretera secundaria,
el labio inferior de cada mujer, más carnoso que aquel que le cobija,
el caucho de una bicicleta embarrada desde el fin de semana pasado,
el pelo de Lena, nombre de Diosa, recién salida de una ducha,
todas aquellas miradas de emoción, que bañan de brillo cada ojo,
la punta desgastada de un paraguas recién abatido,
y detalles, sensaciones, baldosas, la humedad, ventanales, árboles,
piedras, el Retiro, el miedo, los cayucos, una botella de vidrio,...
Quizás también tú.

viernes, 13 de octubre de 2006

Brindis por la mujer que nunca tuve

Ese brindis que hacemos por defecto, pero no por sentirlo. Nuestra boca expulsa esas palabras, pero piensa en el siguiente brindis. Maldita navidad que sólo me trae recuerdos envenenados. Maldita sea, por bañar mi sangre desde que nací. No sé si culpar a mis progenitores por ese genoma que tan defectuoso me produjeron o echarme el agua sobre mi cabeza porque quizás mis obsesiones y pasión desmedida condenan mi cuerpo. Esa ausencia de aire que siento como decepción diaría quizás no sea de raíz médica, es posible que sean suspiros de mi cuerpo que me susurra, quejándose de mi. Envidia tengo por aquellos que remiten cualquier molestia con analgésicos o antibióticos. Fascinación por los que pasan semanas sin molestia física alguna. Odio, insisto: Odio por aquellos que disfrutan del bienestar sin darse cuenta, sin valorarlo, sin cuidarlo. Daría un mes de mi vida por uno sólo de sus días. Lo peor de esta última afirmación es que no son sólo palabras.

Un Brindis por ella, por la mujer que nunca tuve, por la salud.

domingo, 8 de octubre de 2006

Adolecidos

De sentimiento, un holgazán del amor.
De placer, desvirgados del alma.
De miradas, ataúdes de miopías.
De belleza, ocaso del erotismo.
De inteligencia, sólo la savia de la bellota.
De instinto, una pila de previsibles.
De humanidad, siameses de Bush.
De cultura, libros sólo como escaparate.
De sensibilidad, llantos limitados a la infancia.
De amor, incapaces de sentir un "te quiero".
... pobres, son adolecidos de vida.

miércoles, 19 de julio de 2006

Sin Inspiración

Cuando la pluma se mantiene entre los dedos sin usarse
la mente intenta centrarse, pero no sabe en qué
gestos, caricias sin fundamento, picores inexistentes
excusas que denotan un vacío de ideas a exponer
pensamientos ya repetidos, giros obvios, palabras comunes.
La poesía se escribe sólo cuando ella lo desea
hoy esquiva, reticente y sin dejarse retratar
arte de unos pocos, práctica de demasiados aficionados
yo el primero o último de ese grupo impotente.
Exposiciones negativas porque la alegría no interesa
parece que sólo sentimos si sufrimos, si dolemos
atardecer de palabras, ocaso del autor, abandono de sensaciones
dispersión de temas que no permiten ni titular el texto.
Cómo empezar a escribir sin tener palabras
antes de empuñar la tinta se debe dibujar en la mente
con un simple esbozo y talento, todo fluye sin remedio
como la vida avanza mientras se plasman estas líneas.

domingo, 25 de junio de 2006

Las Máscaras que nos consumen

Resulta penoso claudicar ante la derecha radical que baña este pais e inunda la ciudad de Madrid. Abundante basura moral y desprecio por la inteligencia y la sensibilidad de todos aquellos que no comparten sus ideas y , por tanto, que se presentan como sus enemigos desde ese momento. Sus dictatoriales planteamientos, su xenofobia encubierta, su radicalidad adornada y su manipulación alabada por engendros de radios del Opus o televisiones madrileñas me saturan. Sus ladridos son propagados como megáfonos que adulteran su verdadero sentir. Esta fauna propagadora de plagas , merecen mi desprecio más íntimo, pero que -aprendiendo de sus formas encubiertas- mostraré con apuntes controlados para no parecer el radical que ellos llevan dentro.

Aderezaré frases moderadas con adjetivos descalificadores, después de haber sazonado con prudencia aleatoria, rociado con insultos descatalogados y con aroma a ultraderecha. Esa receta la elaboran sin medida cada una de las aristas de ese triángulo popular de la oposición. Esas cabezas peligrosas para la democracia y que engordan los vicios de grupos extremos a través de su apología constante del desprecio por todo individuo que no razona (es un decir) como ellos.

Debéis saber que muchos somos pro-etarras, antiespañoles, libertinos, enfermos por defender el matrimonio homosexual, irresponsables por abandonar Irak, benevolentes con los extranjeros, personas de mala fe por no asistir a manifestaciones manipuladas, culpables de la delincuencia en domicilios, imprudentes por regularizar un millón de inmigrantes, antidemocráticos por defender ideales de ciertas regiones, anticonstitucionales por querer modificar la constitución para hechos muy puntuales,...

El problema no son sólo ellos, sino sus hijos, envenenados con ideales que resultan un desperdicio para la humanidad y que hieren la tolerancia, la igualdad, la sensibilidad, la prudencia, el equilibrio y la salud mental de la democracia. Desde hace demasiado tiempo no se puede conversar de política, sólo es posible discutir agresivamente sobre ella.

Su filosofía del quebranto y enfrentamiento pernicioso no debe triunfar. Sus convicciones y formas de exponerlas sólo pueden alimentar odio, radicalidad y retroceso. Sería un iceberg para el progreso de este país si tienen éxito en las próximas elecciones estos individuos de apariencia conservadora, pero de careta perenne que -poco a poco- se va derritiendo para el bien de la península.

martes, 14 de febrero de 2006

Relato Brevísimo

......... y la joven misteriosa, ausente en fondo, quizá no en cuerpo, mantenía su mirada intensa en aquellos colores que sobresalían de la puerta de enfrente. Se acercó sigilosamente, de forma premeditada, esperando encontrar algo que la mantuviera el alma con la tensión que habia adquirido. Apenas a un metro, sintió una duda, se paralizó, su respiración era demasiado intensa como para ocultarla. Trago saliva en un par de ocasiones. Su garganta reseca necesitaba líquido de cualquier tipo.... oyó un ruido, y ese fue su declive. Su postura cambió. Sus ojos se resignaron y su cuerpo cedió en la otra dirección. Huyó, porque la duda le generó un temor que apenas pudo contener. Su escapatoria era su salvación. Ahora estaba tranquila, pero sin saber qué había detrás de esas luces incesantes cada noche. Quizás la siguiente madrugada afrontaría ese reto. Hasta entonces le quedaba sólo una cosa, la duda, la que nos hace avanzar o retroceder en la vida. Tarde o temprano la abrirá (o no).

jueves, 9 de febrero de 2006

Sueño con otra mente

Pido que se apiade de mi
esta cabeza de mente insana
que me tortura cada minuto
por sólo pensar o recordar.

Necesito que cambie su camino
que afronte nuevas ramas
y crezca por ellas vírgenes
y ausentes de pensamiento alguno.

Solicito que este eclipse venza
y me deje observar más allá
con luz de un nuevo día
que anochezca por fin estas horas.

Sueño con una noche libre
de preocupaciones no obsesivas
que me permitan vivir esta vida
dominándola sin llantos ni dolor.

Deseo renacer de nuevo
porque mi vida se queja
la noto angustiada y mustia
y tengo secuelas de ella.

Sólo deseo amar amándote
Sólo quiero sonreir sin peros
Sólo podría seguir así por tí
porque mi mente ya ocupó su hueco.

Mis palabras enmudecen

Cuando transcurren paralelas a un río cargado de pólvora.
Cuando amanezco deslabazado por lluvias grises de tristeza.
Cuando reflejado por error aprecio mi mirada oscura en un cristal de la ciudad.
Cuando el aire se me agota a media tarde porque mi ilusión desapareció a medio día.
Cuando deslizan gotas desde mi cristalino cargadas de un dolor menor de lo que creo.
Cuando me desvisto bajo mis sábanas a media noche con Bach de fondo.
Cuando júpiter se cruza en mis sensaciones y me desnuda de la energía que me sobrevive.
Cuando vibran mis manos por el descontrol que rige mi no vida
Pero también ...
Cuando apareces con un gesto nervioso a escasos metros de mis pies.
Cuando envejecemos de experiencias con manos acariciadas de AMOR.
Cuando me siento dentro de ti, el climax de mi vida..de mi razón.
Cuando desnuda iluminas mis ojos comenzándome a vivir como recién nacido.
Cuando sonríes con la dulzura más sútil que mis oídos han comprendido nunca.
Cuando besas mi ansiosa boca aportándome tu sangre en gotas de flujo.
Cuando separas mis demonios con llantos que liberan mi mente algunos minutos.
Cuando me duermo sobre tu imagen.
Cuando te entregas adolescentemente transformando madurez en pasión desmedida.
Cuando me miras enamorada, matándome de felicidad..si fuera posible.
Cuando me agarras el brazo orgullosa en paseos madrileños
sin darte cuenta que ese orgullo es quien me gobierna en esos instantes
por pasear ante la belleza, ante la sensibilidad, ante la pasión de una mujer
que escapó de calificativos desde el día que dijo que me amaba.

GRACIAS. Eres mi unica vida. Mi pasión diaria. Mi futuro.

Te Amo.

miércoles, 8 de febrero de 2006

...Fragmento de todavía "Sin título"

Sonó el despertador con su distorsionado timbre, a apenas unos centímetros de su almohada. Steve se hizo el despistado, pero el sonido era demasiado violento como vencerle el duelo. Comenzó a estirar sus brazos, lo suficiente como para atinar con el maldito aparato. Lo consiguió tocar, pero su postura en diagonal sobre la cama le impedía presionar el gran botón rojo que detendría esa estridencia diaria. No tuvo más remedio que adoptar otra más ortodoxa y así alcanzar su objetivo. Los dígitos marcaban las 6 y media a.m. Era Jueves según recordaba, con la conciencia un poco aturdida por las escasas horas de descanso que le había dedicado a su cuerpo. Para más INRI, anoche bebió más de la cuenta y todo sumaba puntos a favor del sueño.

Se sentó sobre la cama, apretó sus ojos aún medio cerrados y estiró nuevamente los brazos para trabajar un poco sus músculos abandonados desde hace ya demasiado tiempo. Muy lejos quedaron sus aficiones por los deportes -especialmente el Hockey- y su cierta obsesión por un físico atlético. Hacía ya una década que esas preocupaciones no rondaban por su cabeza. Se levantó con algo de desequilibrio y se dirigió con un nulo interés (como si fuera un niño dirigiéndose a la ducha) hacia el baño de su limitada habitación. Apenas una cama, eso sí , de matrimonio, una mesilla pequeña que le servía de cómoda y una silla - sacada de su lugar, el salón - donde colocaba minuciosamente la ropa que había llevado ese mismo día.

Apoyado en la pared contraria a la cama, se encontraba su saxo tenor, reluciente como el primer día, ya que era el único objeto (incluso adornado como persona por él mismo) que trataba con el cariño necesario como para mantenerlo cerca de él en buen estado. La noche anterior acabó siendo pesada, de ahí que no tuviera las fuerzas necesarias como para protegerlo en su estuche mitad regalado mitad comprado. Engaño a un pobre anciano para obtenerlo a un precio ridículo.

Steve tenía 27 años y vivía sólo desde que se quedó huérfano de su madre hacía una década. Su padre desapareció bastante antes de que él comenzara el colegio. Apenas vió la luz y ya sólo podía contar con su progenitora de nombre Carol, pero llamada Car, una mujer muy linda y apasionada que vivió para él mientras la salud se lo permitió. Un cáncer de Colon le separó de su hijo, que quedó desamparado sin más familia que una tía solterona de la que no tuvo queja en los dos años en los que más la necesitó. El insistió en quedarse en esa casa y no acogerse a la protección que su tía Jennifer le ofrecía en Boston. El ya trabajaba con 17 años y podía permitirse vivir sólo en su casa de Nueva Orleans.

martes, 24 de enero de 2006

Benedetti Vocalizándose

Empleando la abstracción más equilibrada
y evitando la excesiva retórica de otros vecinos sudamericanos
pero alcanzando la profundidad que sólo otorga el talento sensible.
Forma supeditada al mensaje de sus palabras.
Ni sonetos, ni forma clásicas, sólo expresiones con punto y aparte.
Descripción de sensaciones sin cerco alguno, llenas de vida.
Consigue aumentar los sentidos hasta el número de letras de su apellido.
Escaso número de líneas pero persuasivas en contenidos.
Lenguaje cercano, entendible e ineludible para cualquier interior.
Próximo a extremos culturales, religiosos o vanales.
A veces muestra su pasión más desenfrenada
vulgarizando en no pocos casos el verso más intelectual.
Caminos de palabras guiadas desde su pecho inquieto
filtradas por su conocimiento castellano y versos de voz rotunda.
Dedos que escupen tinta viva que huye de pareceres
y realidades más sinceras que nuestra efímera palabra hablada.
Con la humedad de unos labios y el color menos luminoso y más muerto
De rima intermitente y letras envalentonadas.
Adorador de pálpitos interiores íntimos y miradas que se entregan.
Gestos sobre sintagmas sin formato
con tintes progresistas y conciencia continua.
Gracias a su legado amo la poesía de flechazo.
Su documento "existir Todavia" me tradujo a otro estado
me verbalizó con aliento inspirado y sedujo para escribir.
Con él llegaron Lorca, Neruda, Hierro y Machado.
Desde entonces no aprovecho el ancho de la hoja.
Desde entonces no redacto, sólo siento con la tinta.
Desde entonces no pienso qué escribiré, sólo escribo.
Desde entonces no recopilo ideas, sino sentimientos.
Desde entonces repito inicios y vocales finales.
Desde entonces apremio la exactitud frente a la extensión.
Desde entonces mis lágrimas se endulzaron de miradas ajenas.
Desde entonces amo escribiendo aunque no haya una mujer.
Desde entonces hago el amor en cada punto y aparte.
Desde entonces algo cambió...yo cambié.
Mi tinta transformó su idioma y esta vez la entendí.

domingo, 8 de enero de 2006

Sensaciones de Cine

Un programa con sala de verano como reclamo.
Película sin merecer recuerdo; el enclave se lo llevó todo.
Apenas treinta personas, mesas y barra para abastecerse.
Una pantalla frente a la fachada de una iglesia,dormida como la religión que (dice) promulga(r).
Cielo con color de mar amanecido.
Versión original y palabras extranjeras perfumando el aire.
Dos pares de manos acariciándose sin cesar desde créditos iniciales.
Mentes persiguiendo sensaciones de la compañia.
Ella a mi izquierda ó yo a su derecha.
Dos momentos destacables de "El Hombre del tren"pero ninguno vinculado a su historia.
Uno, consecuencia del otro: un estado de comodidad tan incomprensible...
...como maravilloso
y un deseo de prolongar ésto hasta el final
hasta hacerlo eterno
hasta hacerte eterna en mi mente...
...y fuera de ella.
Hasta que nos miremos con la seguridad de quien sabe que no habrá nadie más
que nos desvele de este sueño en luna creciente.


lunes, 2 de enero de 2006

La mayor de las vejeces (La muerte)

Su semblante arrugado anunciaba ese final
Su modestia y resignación en la mirada, le daban la bienvenida
Su esbozo triste y decaído afirmaba lo más temido
Sus manos temblorosas y castigadas de aplaudir ya sin motivo/sentido
Sus hombros alicaídos, su pecho angustiado, su tronco marchito
Su alma (y cabeza) , perdida(s)
Su cuerpo muy desgastado, sin fuerzas, sin aliento, sin sangre, enfermo
Su muerte ya no amenazaba, su muerte ahora era su vida y
Su vida, su única vida, ya no lo era
Acabó con estas palabras, su verdadero epitafio.

lunes, 18 de julio de 2005

Inicio Tenue

Tanto....que ni siquiera lo comenzaré hoy.